miércoles, 4 de julio de 2007

Horror: Una travesti de 18 años asesinada y otra tiroteada


De Los Andes On Line






Rolando López - rlopez@losandes.com.ar
--------------------------------------------------------------------------------
En la mañana de ayer, los padres de un joven de 18 años, apellidado Orellano, tuvieron dos sorpresas; una desgraciada e inamovible: su hijo había sido asesinado de un balazo en la cabeza. La otra sorpresa terminó siendo anecdótica; en ese momento, los padres se enteraron de que su hijo se travestía cada tanto.

Los padres de otro chico de 20 años vestido de mujer que resultó baleado en el mismo incidente se enteraron de lo mismo. Pero su hijo sobrevivió ya que la bala le dio en la pierna izquierda y en una de sus manos.

El caso de los dos jóvenes travestis atacados por dos desconocidos comenzó a las cinco de la madrugada del lunes cuando los dos jóvenes vestidos con ropa de mujer y de apellidos Orellano y Quinteros, salieron de una disco ubicada en San Martín y Morón de ciudad.

Ambos amigos eran oriundos de San Martín y de Godoy Cruz y pasaron la noche en la disco sin mayores inconvenientes. Luego, cuando se iban y caminaban por calle San Martín, aparecieron en escena dos hombres más bien jóvenes a bordo de un Peugeot 206 y desde el auto se ofrecieron para llevarlos. Los travestis aceptaron y subieron en la parte de atrás del 206.

Pero el camino de regreso sufrió variantes: “Los sujetos no tomaron por el Acceso Este, sino que, mediante engaños, los llevaron por una zona oscura de Guaymallén”, explicó una fuente de la investigación.

De acuerdo con lo que se ha avanzado en la pesquisa, los del Peugeot 206 se detuvieron en la esquina de Venezuela y Pedro Molina, en Guaymallén, y uno de ellos sugirió que uno de los travestis se cruzara de atrás hacia adelante.

“Querían tener sexo con las víctimas”, siguió la misma fuente.

Todo indica que los jóvenes vestidos con ropas femeninas se negaron y que luego hubo una discusión que terminó con los dos travestis expulsados del auto.

Igual, allí no terminó todo: desde el Peugeot 206, uno de los sujetos sacó un arma de fuego, se bajó del auto y disparó en seis oportunidades contra los dos jóvenes en medio de la noche cerrada.

Sin piedad

Uno de ellos murió de inmediato porque una bala se le incrustó en la cabeza, otra en las costillas y otra en una pierna; su compañero travesti comenzó a correr y tuvo más suerte: resultó herido en la pierna izquierda y en uno de los dedos y se quedó tirado en el piso sin moverse para que su ejecutor pensara que estaba muerto; eso le salvó la vida. Los agresores escaparon y, de momento, poco se sabe de ellos, como así tampoco del auto en el que se movilizaban.

Para los investigadores, el relato del sobreviviente de esa noche es sólido y no encuentran motivos para no creerle.

"Sabemos a ciencia cierta que no se trató de un robo ya que no tocaron las pertenencias de las víctimas; tampoco se trata de travestis que se dedican a la prostitución ya que estos casos muchas veces ocurren cuando los clientes no quieren pagar. Fue un acto de locura de dos sujetos que probablemente hayan estado drogados”, según un pesquisa.

En cuanto a la investigación, los encargados dicen tener algunos puntos con que comenzar a desenmarañar este caso extremadamente violento, pero prefieren no darlos a conocer para no entorpecer la tarea.

1 comentario:

Eduardo dijo...

Monstruos, eso es lo que son estos psicópatas del auto como muchos otros que sean o no del ambiente gay, son enfermos resentidos con ellos mismos, con su homosexualidad reprimida. Gracias que sobrevivió uno de los chicos travestis para que (ojalá) se haga justicia.